Otavalo y cascada Peguche

Miércoles 4 de Mayo

Tardamos unas 4 horas  en llegar  a Otavalo desde Mindo pasando por Quito y desde allí tomar la panamericana norte. Antes de llegar a Otavalo hacemos una breve parada en el restaurante Mira Lago para degustar el chocolate con bizcocho y desde su mirador admiramos el rectangular lago de San Pablo y entre nubes el volcán Imbabura. 

En Otavalo es el mercado más famoso de productos textiles y de artesanías de latinoamérica, sus indígenas presentes en todo el mundo y fácilmente reconocibles por su cabello largo trenzado, poncho, pantalones y alpargatas blancas. El mercado se celebra todos los días en la plaza de los ponchos.

Nos damos hora y media antes de comer para recorrer los puestos de artesanía en la plaza y hacer las primeras compras ( con regateo incluido )

Después de comer, sufriendo por la tv el primer tiempo del partido Real Madrid vs Manchester City de Guardiola,

nos acercamos a la cascada de Peguche, en el poblado de Peguche a 3’3 km de Otavalo. Tiene 30 metros de altura y 6 de ancho y se origina en las faldas del volcán de Imbabura. Es una cascada sagrada donde desde la antigüedad se realizan rituales de Purificación y tiene unos bellos paisajes.

Nos dirigimos a la Hacienda Pinsaquí,  donde dormiremos hoy y mañana. Está situada a las afueras de la ciudad y es una reliquia de la provincia. Llegamos para poder ver el triunfo del  Real Madrid y tomar una cerveza para celebrarlo. 

Esta edificación fue construida en 1790. Los tres siglos de historia y de romanticismo es una de las características que encierra a este lugar. Pisar este inmueble es prácticamente retroceder en el tiempo, porque en un principio funcionó como obraje o fábrica textil desde la época de la Colonia. Uno de los huéspedes ilustres que se albergó fue Simón Bolívar, quien visitaba la hacienda cuando viajaba entre Bogotá y Quito. Durante el gobierno de García Moreno, aquí se firmó «el Tratado de Pinsaquí, para poner fin a la disputa de tierras entre Ecuador y Colombia. 

El trato recibido fue exquisito, desde el cóctel de bienvenida (el canelazo típico de la sierra ecuatoriana) amenizado por música ecuatoriana en vivo, hasta el detalle de la bolsita de agua caliente en la cama. 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s